Excite

Ahorra dinero reparando tú mismo la pintura del coche

La chapa es uno de los elementos del automóvil que menos atención recibe en el necesario mantenimiento al que debe ser sometido por su propietario. Y sin embargo, un control adecuado de la pintura del coche es también una buena medida para alargar la vida del mismo, ya que previene la aparición de óxido en la carrocería.

Existen en el mercado pinturas para coches anti arañazos, como el esmalte inteligente ('Scrath Guard Coat') que ya lucen algunos modelos de Nissan e Infiniti. Esta pintura está compuesta por resinas elásticas que se estiran con el calor recubriendo los arañazos superficiales.

Pero hasta que estas pinturas para coches se generalicen, la mejor manera de arreglar un arañazo es pintando de nuevo la zona afectada. Para ello, el primer paso es localizar en nuestro coche la etiqueta que especifica el código de pintura del mismo.

En cualquier tienda de repuestos podremos comprar la pintura de coches en cuestión, que sólo aplicaremos después de lavar y secar concienzudamente el contorno del arañazo.

En caso de que el rasguño llegue hasta la lámina metálica de la carrocería, será necesario además de la pintura de coches un imprimado y un acondicionador de metales, que tendrá que aplicarse siguiendo las instrucciones del envase.

Sobre esta capa se aplicarán dos o tres de imprimado antes de utilizar la pintura de retoque con brochazos en una misma dirección. Finalmente sólo quedará esperar una semana hasta que la zona se seque para acabar el trabajo encerando el vehículo.

Imagen: Wikimedia Commons

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017