Excite

Cómo arreglar un motor gripado

Sea cual sea nuestro vehículo, coche o moto, el hecho de que el motor se gripe es una de las averías más frecuentes que cualquier conductor sufre por el mero hecho de funcionar. Así, vamos a tratar de ver cómo arreglar un motor gripado, aunque hay que tener claro que no siempre es posible hacerlo.

Verificar el origen

Lo primero que hay que hacer a la hora de arreglar un motor gripado es tratar de verificar cuál es el origen de la avería, ya que esta circunstancia puede darse en diversas partes del motor. El motor se gripa por lo general por el rozamiento de determinadas piezas metálicas, que a su vez genera altas temperaturas y hace que la lubricación necesaria para el correcto funcionamiento de esas piezas, caso de los pistones, desaparezca. De ahí que las piezas comiencen a tener muescas, se agarroten o se fundan entre ellas. En este último caso, es casi imposible hallar una solución.

El proceso

El gripaje puede darse en el pistón y el cilindro, en el cigüeñal y los rodamientos o en el árbol de levas o culata. En el caso del pistón y el cilindro, para sustituirlos, en primer lugar, hay que hacerlo con el motor en frío. Primero quitamos el refrigerante y el tubo de escape, y a continuación el manguito del refrigerante, la bujía y el termostato antes de hacer lo propio con la culata.

Luego levantamos el cilindro, aunque haya que hacer fuerza, y retiramos la junta antigua, que podemos reutilizar si no está en muy mal estado. Tras ella, ponemos un plástico entre el cárter y el pistón para que nada caiga en nuestro motor, quitamos el bulón con unos alicates y de él extraemos el pistón y la jaula de agujas. Engrasamos todo con aceite y ponemos el pistón nuevo y luego el cilindro, con cuidado de que entre bien en su sitio. Para terminar, ponemos la culata y el resto de los accesorios, revisando, pasados unos días, que sus tornillos estén en su sitio.

En el caso de los rodamientos, es más fácil, ya que sólo hay que quitar el pistón y la biela, sacar los antiguos del cigüeñal y sustituirlos por los nuevos, o si la avería ha afectado al cigüeñal, cambiarlo entero.

Cambiar la junta de la culata

Como hemos dicho, es frecuente que para arreglar un motor gripado haya que cambiar la junta de culata si es que no se ha dañado mucho al resto del vehículo. Para ello, necesitaremos una llave de torque para retirar los tornillos.

Luego quitamos el chicote, los cables de voltaje, el sistema asimétrico del carburador y el propio carburador, y tras ellos el resto de cables y las mangueras de enfriamento, la tapa de las punterías, la unión del múltiple de escape y por último la junta de culata. Es aconsejable apuntar en un papel los pasos que vamos dando y, si se puede, hacer un pequeño croquis para completar todos los pasos una vez que la hayamos sustituido.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017