Excite

¿Cómo adaptar un coche a gas?

Viendo los tiempos de crisis, mucha gente se plantea cómo adaptar un coche a gas. Las ventajas son muchas: mayor autonomía, reducción de precios, posibilidad de conseguir subvenciones, menos emisión de gases... pero también su precio para adaptarlo puede echarte para atrás. Pros y contras que tienes que tener en cuenta si quieres que tu coche se adapte a gas.

Contaminas menos y pagas menos

Practicamente todos los coches distribuidos a partir de 2001 están adaptados para pasarlos de gasolina a gas. El gran problema es como muchos no saben como adaptar un coche a gas.

Los coches de gasolina distribuidos desde el 2001 pueden ser adaptados a dos tipos de gases: gas licuado del petróleo o gas natural comprimido. El primer es el más común y emite cerca de un 11% menos de gases contaminantes, la otra opción es menos común.

Aunque en España existen marcas que ya fabrican coches de gas, la mayoría son para exportación, asi que si quieres tu coche de gas lo más factible es que lo adaptes. Ello no es una tarea fácil y debes ir a un taller que te dé suficientes garantías.

El motor se añade un pequeño taladro en el colector de admisión. Además, en el maletero se suele instalar en el hueco de la rueda de repuesto el depósito de gas. Una tubería lleva el gas desde el maletero hasta el motor donde se transforma en gaseoso en un reductor inyectándose así en el colector de admisión que va al motor.

Aunque el coche se adapte a gas, para el arranque necesita seguir utilizando gasolina, o gasoil. De hecho en el deposito de gasoil se pone también el de gas.

¿Es muy caro adaptarlo?

Aunque sepas cómo adaptar un coche a gas, lo conveniente es que lo lleves a un taller autorizado. Su coste puede oscilar entre los 2.000 y los 2.500 euros. Lo que pierdes en el taller lo ganas a la hora de recargar, porque el litro de gas está en torno a los 70 céntimos.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017