Excite

Aprende cómo cambiar los neumáticos de tu coche en caso de pinchazo

Si nunca has tenido un pinchazo o un reventón en la carretera es posible que no sepas cómo cambiar los neumáticos de tu coche. Los pinchazos suelen aparecer en el momento más inoportuno, y aunque pueden sucederle a cualquier conductor, podrás evitarlos en parte si sigues unas sencillas normas de prevención, entre otras, controlar el desgaste de tus neumáticos e inflarlos con cierta regularidad.

A pesar de estos controles, es probable que pinches alguna vez en tu vida como conductor, por lo que te mostramos las mejores técnicas y te damos los consejos más útiles para cambiar tu rueda y prevenir posibles accidentes.

Cómo cambiar un neumático pinchado

Lo primero que debemos hacer si hemos sufrido un reventón es intentar situar el vehículo en una zona segura y lisa. Apartar el coche de la circulación se convertirá en algo fundamental para evitar que otros vehículos que se encuentren circulando en ese momento choquen contra nosotros. Una vez situado el coche en una zona segura es fundamental ponernos el chaleco reflectante, poner los intermitentes de emergencia y situar el triángulo a 50 metros de dónde hayamos parado nuestro vehículo.

Una vez hayamos tomado todas estas precauciones buscaremos en el maletero un gato, la rueda de repuesto y una llave en cruz que nos servirán para desatornillar la rueda pinchada, pero ¿cómo cambiar los neumáticos?. Para proceder a cambiar las ruedas pinchadas es fundamental determinar si el neumático pinchado en nuestro coche está situado en la zona delantera o trasera, ya que en caso de necesitar cambiar una rueda de la tracción delantera deberemos meter una marcha para que el motor bloquee la rueda. Si por el contrario hemos pinchado alguna rueda de atrás bastará con colocar el freno de mano.

Una vez hayamos parado el coche procederemos a situar el gato, que debe apoyarse siempre sobre una superficie lisa y que no se hunda. Antes de comenzar a elevar el coche es importante aflojar las tuercas de la rueda que vayamos a cambiar, ya que acostumbran a estar muy apretadas y es más sencillo realizar esta operación en el suelo. Usa la herramienta en forma de cruz para este proceso. Algunas personas no son capaces de soltar la rueda debido a que los tornillos suelen estar muy ajustados, si este es tu caso, deberás esperar a la grúa apartado siempre de la carretera.

Con el gato eleva ahora el coche y procede a cambiar la rueda pinchada por una nueva asegurándote de apretar bien una vez la hayas instalado. A la hora de colocar la rueda de repuesto pueden darse además dos casos: que cambies el neumático por uno idéntico o que uses una rueda temporal. Si tu rueda de repuesto es exactamente igual que las demás podrás conducir como habitualmente, pero si colocas un neumático temporal deberás tener la precaución de no circular a más de 80 km/h bajo ningún concepto, ya que estas ruedas no están diseñadas para soportar un ritmo mayor. Del mismo modo deberás acudir lo antes posible a sustituirla por otra rueda de las que usa normalmente tu coche.

¿Y si nuestro coche tiene llantas de aleación?

Si nuestro coche tiene llantas de aleación o sus ruedas son especialmente voluminosas, es importante saber cómo cambiar neumáticos grandes. Y es que lo habitual en estos casos es que las ruedas sean muy pesadas por lo que a alguna persona puede resultarle prácticamente imposible colocar el nuevo neumático.

Para cambiar una rueda de aleación es importante levantarla del suelo con la espalda recta y no doblarse bajo ningún concepto para evitar lesiones. Del mismo modo, haremos rodar la rueda pinchada en lugar de cargarla en peso hasta el maletero o el asiento trasero para guardarla. Toda una serie de consejos útiles que te solucionarán los problemas ocasionados por un pinchazo o un reventón inesperado.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017