Excite

Conoce el coche de segunda mano antes de comprarlo

La crisis económica ha influido para que haya un auge de compra de coches de segunda mano. Sin embargo en España no estamos acostumbrado a buscar un vehículo usado para posteriormente comprarlo. Por ello hay que prestar mucha atención a los pequeños detalles, que pueden dar pie a sacar problemas que haya a más largo plazo.

Como es lógico, la inspección deberá empezarse por fuera, es decir, por el chasis. Habrá que ver si existen restos de óxido, abolladuras o rayones. Para ello habrá que fijarse bien en si existen colores sobrepuestos sobre el original. También hay que revisar las puertas, también la del maletero, cerrar fuertemente para comprobar que no han tenido anteriormente problemas.

El próximo paso es sentarse y probar el coche. Deberemos ponernos el cinturón y comprobar que no existe ningún problema ya que en ocasiones este elemento de seguridad pierde su flexibilidad y su resistencia ante un golpe. Es entonces cuando ponemos las manos en el volante y observamos cómo se encuentra de desgastada la dirección, el volante y los pedales de frenado. Con ello comprobaremos si realmente han sido utilizado como dice el cuentakilómetros o no. Por ejemplo si el pedal de embrague está duro, significa que habrá que cambiarlo dentro de muy poco.

Una vez que vayamos probando el coche, hay que hacerlo de forma silenciosa para poder escuchar los lamentos del motor si los hubiera, ya que eso nos daría la alarma de que el coche necesitaría una reparación bien costosa.

Es imprescindible también echar un vistazo al motor, analizar los cables, si hay goteos y los niveles de aceite. Hay que echar un vistazo al tubo de escape cuando el coche está funcionando para comprobar que el color del humo sea el indicado, ni muy blanco, ni azul ni negro.

Imagen: volante en Flickr

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017