Excite

Cómo convertir un motor de gasolina a diesel

Aunque a veces no traiga demasiada cuenta en términos económicos, te damos las claves sobre cómo convertir un motor de gasolina a diesel. Gracias a ellas tendrás la oportunidad de experimentar con tu vehículo y aprovechar al máximo cualquiera de las dos opciones a fin de sacarle todo el rendimiento posible.

Cambio de culata y pistones

Si bien a la hora de convertir un motor de gasolina a diesel los expertos coinciden en que deberíamos evitar hacerlo con coches de última generación, en los que la complicación aumenta sobremanera, sí hay una serie de rasgos comunes a todos que debemos tener en cuenta a la hora de ponernos manos a la obra.

De esta forma, lo primero no sería otra cosa que proceder a cambiar la culata y los pistones. En cuanto a la culata, es preciso hacer una equipada con válvulas verticales y carente de cámaras de combustión. Con los pistones ocurre lo contrario, ya que debemos sustituir los originales por otros con cámara de combustión en la cabeza. También sería conveniente instalarle precámaras de combustión con inyectores.

Mientras, respecto a la distribución del motor, hay que instalar una corona que se encargue de activar la bomba de inyección mecánica lineal. De cada uno de sus racor, asimismo, es conveniente que parta un cable que irá conectado a un inyector. Por último, además de ocuparnos de reforzar adecuadamente tanto el cigüeñal como las bielas, es de lo más conveniente proceder a la retirada de la mariposa del acelerador en tanto que el diesel siempre emplea el mismo aire.

Problemas de homologación

Aunque en términos económicos el convertir un motor de gasolina a diesel puede suponernos un ahorro considerable, hay un aspecto que no debemos pasar por alto. Así, es recomendable cerciorarse de si, una vez reemplazado el motor del coche, puede ser homologado, ya que de no ser así nuestro trabajo habrá sido en balde.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017