Excite

¿Cuánto vale realmente un coche?

Para que nadie se haga falsas ilusiones antes de tiempo porque ha ahorrado lo suficiente para comprarse un vehículo, os traemos la información de lo que vale realmente un coche. No digáis luego que no os avisamos. Y es que un automóvil no es solo abonar su precio y a conducir, también conlleva otros gastos como la matriculación, gasolina o el Impuesto de Circulación.

    Twitter

Precio real final del coche

Antes que nada tenemos que tener en cuenta que al precio del coche hay que añadirle los impuestos. Aquí entra lo que nos lleven por el impuesto de matriculación y por el IVA, que varía dependiendo del año. De aquí sacamos lo que es el PVP, que es consecuencia de sumar el precio de fábrica del coche más el precio de transporte, más los impuestos.

A esto hay que sumarle los extras que vamos a añadirle al vehículo, algo que se añade al precio de fábrica, también conocido como PFF. Si encontramos con que el coche que queremos tiene una promoción, normalmente esta afecta directamente al PVP, pero no es siempre así. Por ejemplo, si encontramos una oferta en la que nos dicen, "consigue este coche si lo compras ahora por 2000 euros menos", normalmente es 2000 euros menos que el PVP.

A este precio habrá que aplicarle subvención, si es que la tiene. Hay modelos que entran dentro de un plan de ayudas, ya sea por premiar la compra de un vehículo ecológico, de tipo híbrido o eléctrico, o por algún plan PIVE. La ayuda no suele ser abonada en su totalidad de una sola vez, pero a fin de cuentas deberemos restarla para saber cuál fue el precio real del coche.

FOTOS: ¿Conoces los vehículos más rápidos en cada modalidad?

Si decidimos pagarlo mediante financiación, el coche va a costar más dinero porque se pagan comisiones de apertura/estudio más los intereses. El coste de la financiación dependerá de la cantidad que vayamos a financiar y del tipo de interés que se nos aplica. Aunque sea menos cómodo, es más económico pagar de una sola vez.

A todo esto hay que sumarle el pago anual del Impuesto de Circulación, los gastos de combustible y de mantenimiento, los costes del taller por averías, las revisiones técnicas y mecánicas...Esto modifica significativamente lo que pensábamos que nos iba a costar el coche, por lo que si vamos a comprar uno, más vale que tengamos un dinero preparado para él al mes, porque un coche, es como un hijo.

Publicado por Manuel Peña - Perfil en Google+ - Leer más artículos de Manuel Peña

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017