Excite

Cuidados recomendados para tu coche en invierno

Cuando las temperaturas bajan nuestro coche se resiente, la batería, el motor, los circuitos y hasta los cristales pueden resultar dañados si no se hacen una serie de cuidados para el coche en invierno. Lo ideal es que durante las noches el vehículo esté bien resguardado, pero si esto no es posible hay que tomar algunas medidas adicionales.

La mayoría de las averías ocurren en invierno

Según un informe del Comisionado Europeo del Automóvil, aunque los coches suelen estar preparados para funcionar sin problemas entre los -25 grados y los 45 grados centígrados, la realidad es que la mayoría de las averías en coches se producen con bajas temperaturas.

El primero de los cuidados de tu coche en invierno es comprobar que todos los líquidos estén en sus niveles correctos: anticongelantes, aceite, líquido de dirección etc. Lo siguiente es comprobar que la batería funciona con normalidad. Es posible que al arrancar a primera hora de la mañana y tras una helada a esta le cueste más, por lo que trata de calentar el motor girando un par de veces la llave.

Los cristales tienden a agrietarse

Las bajas temperaturas también pueden jugar malas pasadas en los parabrisas. Si dejamos una helada tiempo sin quitar, o si bien, hacemos un contraste con agua caliente del lavado, es muy posible que los cristales se resientan y se agrieten. Procura tener siempre las escobillas listas para quitar la nieve lo antes posible.

Mientras más frio haya menor será la presión de los neumáticos, por lo que la presión se debe ajustar con los neumáticos en frío, para que no exista en fuerte contraste cuando se calienten.

Según un informe del Comisionado Europeo del Automóvil, aunque los coches suelen estar preparados para funcionar sin problemas entre los -25 grados y los 45 grados centígrados, la realidad es que la mayoría de las averías en coches se producen con bajas temperaturas.

El primero de los cuidados de tu coche en invierno es comprobar que todos los líquidos estén en sus niveles correctos: anticongelantes, aceite, líquido de dirección etc. Lo siguiente es comprobar que la batería funciona con normalidad. Es posible que al arrancar a primera hora de la mañana y tras una helada a esta le cueste más, por lo que trata de calentar el motor girando un par de veces la llave.

Los cristales tienden a agrietarse

Las bajas temperaturas también pueden jugar malas pasadas en los parabrisas. Si dejamos una helada tiempo sin quitar, o si bien, hacemos un contraste con agua caliente del lavado, es muy posible que los cristales se resientan y se agrieten. Procura tener siempre las escobillas listas para quitar la nieve lo antes posible.

Mientras más frio haya menor será la presión de los neumáticos, por lo que la presión se debe ajustar con los neumáticos en frío, para que no exista en fuerte contraste cuando se calienten.

Frenos, electrónica, termostato...

Otros cuidados de tu coche en invierno deben ser los frenos, estos se enfrían y pueden llegar a formar escarcha, por lo que hay que revisar las pastillas. La electrónica sufre también ya que se puede haber humedecido algo. El termostato debe ser cambiado cada cinco años, si no quieres llevarte sorpresas en forma de averías.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017