Excite

Diésel y gasolina, gasolina y diésel, la elección del motor ideal

Diesel o gasolina es la eterna pregunta del automovilismo, quizás tenga fecha de caducidad con los nuevos motores ecológicos, sin embargo todavía queda al menos una década para que desaparezcan por completo los motores impulsados por diésel o gasolina. Así que todavía hay que saber qué nos conviene más.

El diésel es sabido que tiene mejores prestaciones en cuanto a consumo, es vox populi que puede ahorrarse hasta un quinto del combustible que necesita uno de gasolina. Sin embargo el ahorro de gasóleo es a largo plazo ya que los vehículos de gasolina tienen un precio menor que solo se puede compensar de depósito en depósito.

Otro de los puntos en los que gana el motor de gasolina es, aunque parezca mentira, en emisión de gases. Y es que los diésel expulsan más óxido de nitrógeno, tan perjudicial como otros gases. Antiguamente el nitrógeno no se tomaba en cuenta en la Unión Europea, pero ya se ha tomado en cuenta y es un punto rojo para el diésel. Sin embargo todavía no se pagan impuestos de matriculación debido a que no sobrepasan los 120 gr por kilómetro.

El diésel tiene mayor potencia que el gasolina, por lo que a igual peso e igual potencia, un coche grande de gasóleo será mejor que su rival. Por lo tanto se aconseja berlinas con diésel, aunque en urbanos está la cosa más igualda en este sentido.

También los motores de gasolina duran más, son más fiables, y por tanto a la hora de venderlo en el mercado de segunda mano son más caros. Además el mantenimiento del diésel resulta más barato. Sin embargo son motores más ruidosos.

Así pues no existe una regla exacta, sino que el conductor debe poner en una balanza para qué usará el coche y cómo le saldrá más económico comprarlo a largo plazo.

Imagen: hmboo en Flickr

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017