Excite

Dos modelos que resumen los 60 años de SEAT (y de España)

Ninguna marca está tan asociada a la historia reciente de España como SEAT. Desde su creación en 1950, la empresa ha sido testigo y parte activa del devenir del país en su camino hacia la convergencia europea. Ahora que se cumplen los 60 años de SEAT es un buen momento para recordar lo que significaron sus dos principales modelos.

El SEAT 600 apareció en 1957, marcando un antes y un después en la historia de la automoción nacional. Hasta entonces, las carreteras eran territorio de motocicletas y carros que tuvieron que dejar espacio a marchas forzadas a un vehículo que causó furor.

Tal y como había ocurrido en otros países europeos con otros modelos, el SEAT 600 se convirtió en el coche del pueblo. Era un automóvil asequible que estaba destinado a empujar al país hacia adelante y a revolucionar el modo de vida de los españoles. Al valorar los 60 años de SEAT, el 600 emerge como su gran obra.

Aunque el Ibiza es otro de los hitos alcanzados en los 60 años de SEAT. Este modelo llegó en otro momento histórico de la sociedad española, que encaraba con optimismo los retos de la transición democrática. Todo era posible en los felices 80 y el Ibiza, primer coche de producción nacional, fue el emblema de aquel momento.

La profunda huella que dejó el Ibiza en el imaginario español le ha ayudado a sobrevivir en el mercado y en la actualidad sigue pareciendo tan joven y dinámico como lo fue tres décadas atrás.

Imagen: Wikimedia Commons

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017