Excite

El color del coche y sus secretos

A la hora de escoger el color del coche se suelen aparcar todos los argumentos y el comprador se deja llevar por sus instintos. Sin embargo, es recomendable tener en cuenta que el color de nuestro vehículo es algo más que un adorno.

Y es que el color del coche es una tarjeta de presentación que determinará nuestra imagen pública. Aunque los estudios relativos al valor psicológico de los colores pueden ser discutidos, nadie duda de que la sociedad comparte una serie de conexiones entre colores y comportamientos.

Así, se da por descontado que los vehículos de colores vivos como el rojo o el amarillo pertenecen a conductores alegres, de espíritu joven y con cierto apego al riesgo. Por el contrario, las tonalidades oscuras denotan rigor, seriedad y elegancia. El blanco es para los indecisos o, en el mejor de los casos, para los prácticos.

Y es que el color del coche también afecta a cuestiones prácticas como la temperatura, ya que el color blanco no atrae a los rayos del sol en la misma medida que lo hace el color negro. La seguridad es otro de los factores directamente relacionados con el color del coche.

Un estudio de la universidad neozelandesa de Auckland concluye que los vehículos pintados de gris metalizado tienen muchos menos accidentes que el resto. En cambio, aquellos que escojan el marrón, el negro o el verde como su color de coche tendrán más riesgo de accidente. La clave se encuentra en la visibilidad de nuestro vehículo.

Imagen: Nina Matthews Photography en flickr.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017