Excite

Energías alternativas a la gasolina

Aunque el petróleo refinado sigue siendo el rey de los combustibles, el mundo del automóvil está siendo testigo de un claro punto de inflexión marcado por las energías alternativas a la gasolina. Debido a su encarecimiento e impacto medioambiental, los derivados del petróleo están siendo destronados poco a poco por fuentes sostenibles como la electricidad y la energía solar.

    Flicker - Seguros123

Los primeros motores eran eléctricos

El tema de las fuentes de energías alternativas a la gasolina no es nuevo; de hecho, los primeros vehículos, fabricados entre finales del siglo XVIII y principios del XIX, funcionaban con aceite, electricidad y vapor. Es más, el refinado del petróleo no se generalizó hasta principios del siglo XX, algunos años después de que Benz patentara su motor de combustión a base de gasolina y Ford los incluyera en sus primeros modelos fabricados en serie.

Por aquel entonces la eficiencia de los motores de gasolina era incontestable, en gran parte debido a la precaria tecnología disponible para aplicar otros mecanismos alternativos. Pero actualmente los avances tecnológicos permiten la creación de motores que igualan e incluso superan las bondades de los motores a base de refinados del petróleo.

Quizá por ello los fabricantes de automóviles han olvidado sus argumentos en favor del petróleo y sus derivados, y han empezado a apostar por las energías renovables y la movilidad sostenible en sus nuevos diseños, desde los híbridos hasta los totalmente eléctricos.

Tipos de energías alternativas a la gasolina

Atrás ha quedado el tiempo en el que el diésel o la sin plomo eran las únicas alternativas "ecológicas" a la gasolina. Un eufemismo al fin y al cabo, ya que ambos son combustibles derivados del petróleo conseguidos mediante el refinado.

Por suerte para el medio ambiente, y esperemos que también para el bolsillo en un futuro próximo, ya se está avanzando en el desarrollo de motores a base de energías 100% limpias, como es el caso de la electricidad y la energía solar. Aunque también hay otras fuentes sostenibles, como el biodiesel o el etanol, que al ser de origen vegetal son renovables y generan bajas emisiones de CO2.

En todo caso el candidato más plausible para sustituir a la gasolina es el agua, concretamente el hidrógeno que hay en ella. El hidrógeno diatómico ya se está usando en los procesos de combustión necesarios para alimentar los motores de los nuevos modelos eléctricos. Los resultados están siendo bastante satisfactorios, ya que las emisiones de gases son nulas y la potencia conseguida es más que aceptable.

FOTOGALERÍA: Los países con mayores reservas de petróleo

Las alternativas no ecológicas

Existen además otras fuentes de energías alternativas a la gasolina, pero son igual de contaminantes, o incluso más. El gas natural es el ejemplo perfecto, pues su producción genera un producto infinitamente más perjudicial que el CO2, el metano.

Del gas natural y el proceso de refinación del petróleo se obtiene también el propano, un gas ampliamente usado en contextos domésticos. Su uso genera menos emisiones que la gasolina, pero su producción, al igual que ocurre con el gas natural, genera grandes cantidades de metano.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018