Excite

La orina, el combustible del siglo XXI

Una nueva fuente de energía podría cambiar totalmente el panorama de la industria automovilística en todo el mundo. Un estudio de la Universidad de Ohio (Estados Unidos) ha publicado un informe donde señala que el combustible del futuro puede ser la orina humana. Resulta que según los científicos norteamericanos con 4 litros de los desechos humanos se podría producir hidrógeno capaz de impulsar un vehículo hasta en 150 kilómetros, mucho más recorrido que la mayor parte de los coches eléctricos que hay hoy día.

El experimento comenzó con un análisis del orín de 22.000 voluntarios que donaron sus restos. Con ellos los investigadores se concentraron en buscar la forma en que alguno de los elementos químicos del líquido expulsado del cuerpo humano. Así entre todos destacan dos: el amoniaco y la urea, que se pueden convertir en hidrógeno.

Pero no solo a través del líquido dorado humano se han hecho pruebas, también con la de animales e incluso una orina fabricada en un laboratorio. Los distintos materiales pasaron por una celda de hidrógeno, a modo de catalizador consiguió que finalmente el vehículo impulsado por pipí recorriera más de 100 kilómetros sin necesidad de repostar.

Si el proceso fuera promovido a gran escala estaríamos hablando de que tendríamos una movilidad sustentable al 100%, un ecomotor con todas las de la ley ya que cada persona tiene una media de desechos líquidos de entre 2 y 3 litros. Con una familia de dos personas podría ponerse a funcionar un coche sin problemas. Pero demás se podría generar potencia incluso para suministrar energía a una casa.

Una vez más, la realidad sorprende a la ficción.

Imagen: pizzodisevo en Flickr

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017