Excite

Consejos para evitar la multa por aparcar la moto en la acera

Equivocadamente de lo que habitualmente se suele pensar, no se puede estacionar una moto en la acera. Salvo en algunas ciudades como Barcelona, Madrid o Sevilla, que tienen una normativa reguladora, se puede recibir una multa por aparcar la moto en la acera si la autoridad competente lo considera oportuno.

No existe ordenanza municipal

En la mayoría de ciudades españolas no existe una ordenanza municipal que permita estacionar las motocicletas en la acera. Esto provoca que sea frecuente recibir alguna multa por aparcar la moto en la acera ante la incredulidad de sus dueños.

Que la multa posteriormente se pueda recurrir depende en gran parte de si el estacionamiento del vehículo ocasionaba algún perjuicio para el resto de viandantes. Por ello si uno se arriesga a dejar la moto aparcada, debe al menos seguir una serie de consejos para librarse de la multa.

No se recomienda aparcar la moto en un lugar saturado ya que la masificación suele ser un problema y es habitual que la policía local trate de evitarlo a base de multas. Si va a aparcar en una zona desconocida, es aconsejable estar seguro que no existe ninguna señal que lo prohíba.

En semibatería o paralelo a la acera

El objetivo siempre debe ser no causar molestias al resto, por lo que es aconsejable aparcar en las aceras más anchas y en semibatería o en paralelo a la acera en lugar de batería para ocupar menos. Jamás se debe aparcar pegado a la pared de los edificios, ya que los viandantes suelen caminar cerca de las mismas como referencia.

Tampoco se debe dejar a una distancia inferior a los dos metros en un paso de cebras o parada de autobús.

No se puede circular en las aceras

Además de la multa por aparcar la moto en la acera, también se está en un grave riesgo si se decide circular, aunque sea unos metros, con el motor de la motocicleta encendido o bien sentado en el sillín de la misma. Lo mismo ocurre para los ciclistas que circulen por la acera.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018