Excite

Descubre la normativa europea sobre emisiones para que no te coja desprevenido

Si has escuchado hablar sobre la normativa europea sobre emisiones pero no sabes exactamente qué abarca este concepto o cómo puede afectarte como conductor de un vehículo, te damos toda la información para cumplir la ley.

Y es que esta normativa, que hace referencia al conjunto de requisitos que regulan los límites aceptables para las emisiones de gases de los vehículos vendidos en los Estados Miembros de la Unión Europea (UE), no sólo es de obligado cumplimiento, sino que su no seguimiento puede derivar en importantes multas y sanciones.

Todos los detalles sobre la normativa europea de emisiones

Para entender la normativa europea sobre emisiones hay que tener en cuenta la preocupación cada vez más constante y actual por el medioambiente. De esta forma, esta normativa de regulación, creada para controlar la contaminación de los vehículos de motor y especialmente el alto poder contaminante de la gasolina, consiste precisamente en el conjunto de requisitos necesarios para regular los límites aceptables de emisiones de gases de combustión dentro de la UE. De este modo, todos y cada uno de los vehículos vendidos dentro del territorio de la Unión Europea deben pasar, desde 2008, una serie de controles en relación con las directivas de la UE sobre la implantación progresiva de una normativa cada día más restrictiva.

El proceso de regulación de las emisiones que comenzó a implantarse muy tímidamente desde 1993, regula actualmente las emisiones de la mayoría de tipos de vehículos, como los automóviles, camiones, tractores, máquinas agrícolas y trenes. De este modo, y a pesar de las normas diferentes que se aplican en función del transporte del que hablemos, la normativa supone una exigencia importante para los fabricantes de vehículos, ya que también se incluyen en la regulación los productos químicos utilizados para la fabricación de los automóviles, como las masillas, las imprimaciones, las pinturas y barnices o los aerosoles.

Como usuarios de un vehículo, esta regulación nos afectará a la hora de la compra de un coche, pero no de forma directa, ya que normalmente son los talleres y fabricantes quienes acostumbran a controlar los vehículos, salvo en una situación determinada. Y es que, si nosotros mismos modificamos nuestro vehículo o nos gusta reparar coches, las piezas utilizadas, aunque sean de fabricación propia, deberán cumplir estrictamente la normativa de emisiones, arriesgándonos a una considerable sanción en caso de no acatarla. Esta multa podría agravarse en caso de comercializar el coche modificado, vendiéndolo a terceros y obteniendo un beneficio económico de dicha venta.

¿Y en el caso de la restauración de coches antiguos?

La normativa europea sobre emisiones prohíbe explícitamente la venta o importación de productos que no cumplan la normativa dentro de la UE, pero prevé una serie de excepciones en el caso de la restauración de coches antiguos. De esta forma, para las operaciones de mantenimiento y restauración de coches de época podrán utilizarse productos que no cumplan la normativa, ya que, en ocasiones, resulta imposible realizar un ajuste para estos vehículos siguiendo las nuevas directrices de la UE.

Eso sí, será necesario demandar una licencia individual de compra y venta del producto, que se concederá de forma muy limitada, para poder comercializar una de estas piezas restauradas. Una excepción contemplada en esta normativa sobre emisiones a nivel europeo de cara a garantizar el mantenimiento de coches considerados ya auténticas obras de arte.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017