Excite

La rueda de repuesto o de la galleta: un parche y no una solución

La rueda de repuesto, conocida como la galleta, es un elemento que tenemos que llevar siempre ya que nunca sabemos cuándo vamos a tener un pinchazo o un problema con una rueda. Se trata de una llanta más pequeña por lo que tendremos que tomar algunas medidas de precaución que no tenemos que hacer con las otras gomas.

Cuidado con la velocidad

La rueda de repuesto, la galleta, es más chica que las 4 ruedas por lo que nada más que es una solución temporal. El motivo de su tamaño es el ahorro de espacio y de peso. Éste último es para ahorrar gasolina.

La quinta rueda es peligrosa. Pero no se alarme, solo ocurre si utilizamos más de lo debido. Las ruedas de este tipo tienen dos limitaciones. Por un lado no es recomendable que recorran más de 200 kilómetros. Por el otro tampoco deben conducir a más de 80 km/h.

Por tanto la galleta está orientada a un problema en la autopista. Si tenemos un pinchazo en la ciudad deberemos ir lo más rápido posible al taller.

El motivo de ello es que el tamaño es menor y por tanto el desgaste de la rueda es mayor. Una alta velocidad hace que la rueda, al ser más pequeña, gira más veces y provoca que se sobrecaliente más. Por la misma razón sus dibujos se desgastan más y por tanto se pierde adherencia de forma más rápida.

Las ruedas de este tipo además provocan que el coche no tenga simetría. Eso dificulta la conducción a altas velocidades y en las curvas.

Renuévala si la usas

La rueda de repuesto o galleta debe sustituirse una vez usada. No hay que olvidar que tiene un uso muy limitado por lo que si finalmente tenemos que echar mano de ella será para hacerlo solo una vez. Si no hemos rodado muchos kilómetros es aconsejable preguntar a nuestro mecánico de confianza.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017