Excite

¿Cómo sacar brillo a las llantas de aluminio?

El aluminio es el metal más abundante en la corteza terrestre. No es sorprendente que se utilice para fabricar de todo. Además, es ligero, barato, resistente a la corrosión y, recién limpio, queda brillante como la plata. Por eso un buen método para sacar brillo a las llantas de aluminio resulta tan valioso.

Las llantas bien limpias

Antes de empezar a sacar brillo a las llantas de aluminio es imprescindible que estén bien limpias. El método es el habitual: agua, champú y esponja. Una vez las llantas estén bien limpias y secas, es el momento de aplicar el pulimento.

En este punto hay que tener cuidado: muchas llantas de aluminio están pintadas y luego se les ha aplicado una película de terminación. Si se frota demasiado y va apareciendo un color oscuro, que es el original de la llanta, probablemente es que se esté pelando la capa de pintura.

A mano o a máquina

El pulimento se vende en tiendas especializadas. Hay pulimento especial para llantas, pero también se puede utilizar un producto básico. Se puede aplicar a mano, con un guante de algodón o con un trapo, o bien utilizar un taladro al que se le haya acoplado una 'gorra' de lana. A partir de ese momento, todo consiste en tener paciencia y constancia y seguir aplicando el producto con suavidad hasta llegar al resultado deseado.

Por otra parte, algunas veces las llantas presentan pequeños arañazos, producto del roce con las aceras al aparcar. Se pueden disimular con papel de lija al agua de grano muy fino, aplicado con muchísimo cuidado, y terminar después con un repintado con un rotulador de color plateado.

Seguir las instrucciones

Todos los pulimentos que hay en el mercado para sacar brillo a las llantas de aluminio llevan escrito su modo de empleo y las precauciones que hay que tomar al usarlos. Muchos de estos productos son tóxicos, de modo que seguir las recomendaciones es básico si no queremos que los pulmones brillen más que las llantas.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018