Excite

Sugieren crear un canon por usar las carreteras

La drástica reducción de inversión en carreteras por parte del Gobierno y el estado de las redes viales ha sido el principal motivo para que la Asociación Española de Carretera (AEC) lance la idea de crear un bono de movilidad, es decir, pagar por conducir.

La polémica medida de pagar por conducir no se aplicaría desde el primer kilómetro, según Miguel María Muñoz, presidente de AEC, sino que sería un pago a aquellos que han usado más la carretera y por tanto, la han desgastado más.

La Asociación Española de Carretera sugirió crear un límite de kilómetros por año basado en diferentes baremos para poder establecer un límite de cuántos kilómetros son recorridos normalmente por un vehículo y a partir de qué distancia se considera que tiene un sobreuso frente al resto de españoles.

De esta manera, se empezaría a pagar por conducir a partir de 15.000 kilómetros en el caso de los vehículos turismos y de 100.000 kilómetros aquellos que usan la carretera por motivos profesionales. Las tasas serían más bajas en el caso de conducir en horario de baja afluencia automovilística y de redes secundarias que en los supuestos de usar la carretera en hora punta y autopistas.

Con esta medida el presidente de la Asociación Española de Carretera confía en que se puedan recaudar entre 20.000 y 25.000 millones de euros, que deberían ser invertidos únicamente en mejorar las condiciones de las carreteras españolas.

Miguel Marías Muñoz espera en que realizando un cobro por uso de la carretera se pueda equilibrar las inversiones en infraestructura ya que, según el presidente de la AEC, solo uno de cada mil españoles se beneficia de la mayor parte de las obras del ministerio de Fomento.

El mayor impedimento para que funcione la medida de pagar por usar las carreteras sería la forma de medir el kilometraje que cada coche realiza. La AEC propone un mecanismo de control que podría saltarse el derecho a la privacidad y que podría incluso servir a la Dirección General de Tráfico (DGT) como herramienta para multar a aquellos que vayan a mayor velocidad de la establecida, puesto que el aparato mediría esta variante también.

Miguel María Muñoz calcula que para implantar el cobro por conducir se tardarían 5 años, tiempo suficiente para poder solucionar los problemas de privacidad del detector de kilómetros.

El presidente de la Asociación Española de Carretera confía que en este periodo de tiempo algún grupo político se atreva a esta medida que parece muy impopular en estos tiempos de crisis.

Imagen: M.Peniado en Flickr

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017