Excite

Trucos para aprobar el práctico del coche y aprobar el carnet de conducir

Uno de los grandes retos de para muchas personas es sacarse el carnet de conducir. Muchísima gente lo tiene, por lo que a priori, no debería ser muy difícil. Pero, los nervios, la tensión, la falta de confianza y las circunstancias que rodean al conductor el día del examen pueden ser obstáculos insalvables a menos que se sepan unos trucos para aprobar el práctico del coche.

Las claves del éxito

Para conseguir el carnet de conducir, después de aprobar el examen teórico, se deben seguir una serie de trucos para aprobar el práctico del coche. Y es que el examen teórico es memorizar, pero en el práctico entran en juego muchos más factores: el número de prácticas realizadas, la confianza en uno mismo, el tipo de clima y tráfico que forman el contexto del examen, las características del examinador o el tipo de profesor de autoescuela. Todo esto sin olvidar los factores extraños que modificarán la circunstancia poniendo a prueba los reflejos y la atención del futuro conductor.

El truco más importante: confianza

Todos los factores están relacionados con los demás, por lo que lo primero será trabajar la base del problema, la autoescuela. Un truco clave para tener mejor rendimiento en el examen práctico es comenzar por hacer las prácticas en una buena autoescuela. Buscar opiniones en internet y contrastar hasta que se está seguro de que en la autoescuela elegida se va a disponer de un trato sincero y profesional cuando se conduce es clave para ir al examen práctico confiado y con un buen apoyo moral, la aprobación de un buen profesor.

Si por desgracia este primer punto ya se ha pasado y la elección no fue la más acertada es posible que falte confianza en uno mismo aunque se lleven muchísimas clases. En este tipo de autoescuelas puede darse el caso de que el alumno esté sobradamente preparado pero el profesor aproveche su falta de seguridad para proponerle dar muchas más. El doble problema que se da en estos casos es que el alumno no solo sufre de inseguridad en el examen, sino también de ansiedad por el excesivo dinero gastado.

Es muy aconsejable para evitar esto último, pedir a algún amigo o familiar su asistencia a alguna clase práctica para contrastar su opinión con la del profesor y en caso de ser dispar cambiar lo antes posible de autoescuela.

Cuando se ha encontrado la autoescuela adecuada, el trato con el profesor y las prácticas harán que el alumno se presente al examen con la confianza optima para aprobarlo.

Atención amigo conductor

Otro truco importantísimo a la hora de hacer el examen práctico es estar atento. Esto no es sinónimo de estar nervioso, ni excesivamente calmado. El uso de café o tila según la personalidad del que se va a examinar no es aconsejable si no se hace habitualmente. El truco para estar atento a los posibles factores extraños o a esas ordenes del examinador con 'trampa', es hacer el examen como si fuera una clase más. No es más que un juego en el que hay que seguir las instrucciones del examinador atendiendo a señales que pueden o no contradecir sus órdenes.

El papel del profesor

Aparte de ser el máximo encargado de transmitir confianza al alumno, tendrá un papel clave en el examen. Otro truco interesante para aprobar el carnet es la ayuda del profesor el día del examen. Crear un vínculo importante con el profesor es importantísimo de cara al examen. La empatía puede hacer que influya en el examinador positivamente, advierta a los alumnos del tipo de circuito o personalidad del que examina o incluso juegue con sus pedales sin ser visto para ayudar al alumno a aprobar. En ese último caso es fundamental no desviar la mirada de la carretera cuando suceda y continuar como si no hubiera pasado nada.

Decir no a la frustración, sí a la perserverancia

Suspender un examen práctico de conducir puede ser un hecho frustrante. Existen muchos factores asociados a esta frustración: la mala suerte, compararse, pensar que se es tonto...Uno de los más importantes trucos para aprobar el práctico del coche es decir no a la frustración y sí a la perseverancia.

Si se analiza el fallo o los fallos en el examen por los que no se aprobó la prueba se pueden sacar dos conclusiones: o el fallo dependió de uno mismo o fue un factor externo lo que nos hizo suspender. En el primer caso hay que ser perseverante, olvidarse de los pensamientos negativos y mejorar para sacarlo bien. En caso de deberse a condiciones externas que no se podían controlar se debe olvidar el problema y recuperar la confianza entendiendo que no dependió de nosotros mismos, y se conseguirá sacar sin problema.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017