Excite

Mi coche tiene el tubo de escape picado, ¿pasará la ITV?

Las picaduras o grietas en los tubos de escape suelen aparecer por diversos motivos, siendo la condensación de agua en su interior el principal del ellos. Si bien en algunos casos puede suponer una reparación bastante cara, se pueden encontrar fórmulas más económicas para reparar un tubo de escape picado pasando la itv, ya que de lo contrario es prácticamente seguro que no se pasará.

    John Nuttall - Flickr

Diagnóstico del tubo de escape

En principio no debe ser complicado detectar si el tubo de escape está picado ya que el ruido que emitirá tendrá un matiz metálico no habitual en tu coche, además el ruido que emitirá será mucho mayor. Si aún conesto no te queda claro siempre puedes mirar los bajos del coche y detectar visualmente si tiene alguna grieta o marca de corrosión, éstas se suelen encontrar en las soldaduras del propio tubo.

Soluciones a las picaduras

Como hemos indicado si se tiene el tubo de escape picado la ITV no será pasada, ya que esto es considerado una falta grave, no sólo por la emisión de más ruido sino por la emisión de gases, ya que una de las funciones del tubo es precisamente reducir su cantidad.

En cuanto a la solución, podemos decir que tenemos varias opciones, si no eres un manitas o no sabes nada de mecánica, tu opción pasa por ir al taller y pagar la cantidad que estimen necesaria para arreglarlo. En algunos casos con unos simples puntos de soldadura en las partes picadas se soluciona el problema y no tiene un coste demasiado elevado. El caso opuesto esque tengan que cambiar el tubo entero con lo que el coste se puede disparar.

Hacerlo tú mismo, una opción en algunos casos

Si te gusta trastear los bajos de tu coche y tienes conocimientos de mecánica la solución la puedes aportar tú mismo. Si las picaduras no son demasiado grandes existen algunas opciones relativamente sencillas que puedes llevar a cabo.

Si sabes soldar puedes darle tú mismo los puntos de soldadura correspondientes, cerrando las pequeñas grietas o poros que pueda tener el tubo. Esto resulta fácil si desmontas el tubo de escape previamente, además en muchos casos las picaduras se localizan en la parte superior del tubo, con lo que no son visibles en una inspección ocular. Otra solución pasa por soldar una placa de metal de un buen grosor a la parte del tubo que esté picada, parcheando el tubo y solucionando el problema.

Por último en casos en los que las picaduras sean minúsculas o simplemente se aprecie que pueden estar empezando a formarse, algunos expertos ofrecen como solución temporal la aplicación del Nural 21. Esto no es más que la mezcla de dos pastas que actúan como soldador en frío.

Estas pastas se aplican sobre las zonas afectadas y se dejan actuar el tiempo recomendado por el fabricante, luego se le puede dar una mano de galvanizado gris para proteger la zona de actuación. Como hemos dicho esta solución es temporal ya que las temperaturas que alcanza el tubo de escape pueden desoldar el arreglo. Aun así puedes pasar la ITV por lo que cuesta este económico producto.

Recomendaciones finales

Desde aquí siempre recomendamos confiar en los expertos ya que son los que mejor trato pueden dar a nuestro vehículo. Además siempre es bueno pedir presupuesto en varios sitios para asegurarnos de que no se nos quiere cobrar más de lo que corresponde. Si llegado el caso tuviéramos que cambiar el escape entero recomendamos pasar por un desguace ya que puede que tengan nuestra pieza en buen estado y nos ahorremos un dinero considerable. Tener el tubo de escape picado en una ITV es sinónimo de suspenso, aunque siempre se pueden encontrar casos en los que se pasa, bien porque la picadura es minúscula, bien por despiste del técnico. Aun así no es algo que ocurra normalmente.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018